Análisis económico de la propiedad intelectual.

“No creo mucho en el derecho, sobretodo cuando nos prohíbe que seamos libres!” Esta frase la encuentro en el blog de un abogado de nada mas y nada menos que Yale y un nuevo gran referente para este blog.

El colega Alfredo Bullard hace un análisis económico a mi juicio muy acertado sobre la propiedad intelectual.

Considerando a la propiedad intelectual como un bien intangible no se debe a juicio de este colega protegerse de la misma manera que la propiedad física.

Los bienes en la economía tienen consumo rival o no tienen consumo rival. Los bienes con consumo rival no pueden ser consumidos a la vez en su integridad pues la naturaleza del bien implicaría que dos o mas personas lo consuman a la vez. Estos bienes son bienes escasos. Un ejemplo claro que pone Bullard es el de la manzana que si se muerde una vez otra persona que la desee tendrá que morder al lado del primer mordisco.

Los bienes sin consumo rival son considerados generalmente la propiedad intelectual y las patentes. Son ideas protegidas. Los bienes sin consumo rival son abundantes y pueden reproducirse al infinito. La exclusión de las personas al acceso a las ideas es complicado para las dinámicas humanas. Proteger las ideas con propiedad es contrario a nuestras aspiraciones como raza humana y no es temerario decir abiertamente que las ideas son como faros que iluminan a la humanidad y es mucho mejor cuando iluminan a la mayor cantidad de personas.

Una de las razones argumentadas para la protección de las ideas es que se protege para generar incentivos de creación, afirmación que no es del todo cierta si tenemos en cuenta toda la literatura clásica, o los chistes que gozan de una abundancia saludable en nuestra sociedad pero no son protegidos con derechos de autor ante su ineficacia en la práctica. Los incentivos muchas veces son el simple ánimo de crear o ser el innovador.

Bullard culmina con una afirmación bastante radical respecto a si no se puede demostrar que la protección mediante propiedad intelectual es fundamental para la creación no hay razón para la existencia de la misma. Esto puede ser debatido a nivel de patentes donde las empresas que realizan e invierten en el desarrollo de nuevos productos esperan un retorno de su investigación. Lo mismo podría alegarse para la producción musical. Sin embargo la producción musical por ejemplo no requiere de grandes firmas productoras o de grandes capitales para funcionar. Eso ha sido demostrado y revaluado con las nuevas plataformas de distribución y promoción creadas por internet.

Acerca de sergioaovalle

Abogado, especialista en propiedad intelectual y derechos de autor. Investigador en privacidad, derecho comparado y comercial. Amante de la libre cultura, revolucionario y melómano.
Esta entrada fue publicada en COLOMBIA, Propiedad Intelectual. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s