Hello, i love you, but #imwikileaks

El otro día en mi oficina, que por cierto para efectos de privacidad me reservo su nombre y ubicación, estaba el personal inquieto por la suerte de nuestro querido amigo Julian Assange y escuchaba yo a la gente angustiada por los cargos que se le imputaban. Todo estaba dentro de la normalidad de una discusión en pausa activa cuando escuché un argumento que me dejó seriamente preocupado. El comentario venía de la persona menos esperada, del señor de servicios generales. Dijo, “Como a ese señor no lo pueden matar por su estatus de figura pública lo quieren empantanar, para detener esa vaina de los guiquiliqui”.

Yo me quedé callado, en suspenso. Me he expuesto demasiado en mis opiniones políticas respecto a nuestro antiguo expresidente-delincuente-exdelincuente y ya no quería desgastarme, pero si quedé preocupado. Seguí el día, hablábamos en Twitter de propuestas de monitoreo en tiempo real por redes sociales a la gestión de nuestros políticos, que muchas veces son reverenciados como representantes de Dios en la tierra. Nos olvidamos que en Colombia lo que le damos a cualquier político es un mandato y como mandatarios deberían seguir nuestras instrucciones respecto a qué es lo que queremos para nuestro país y a que nos estamos comprometiendo con este contrato social conformando nuestro Leviatán.

De repente como un rayo del cielo me golpeó. No iba a pasarle nada a wikileaks, que por cierto no me tomo tiempo en ponerle enlace. Es posible que mañana sea diferente, y eso está bien. La redes sociales en internet nos han puesto en posición dominante frente a la singularidad de los poderosos. Hacemos mas cuerpo, tenemos mas herramientas y somos muchísimos mas. Podemos convocar a una desobediencia civil cuando queramos, a un referendo mediante la coordinación de personas especializadas para poder sacarlo adelante, sin comprar sin corromper. Entre las propuestas mas importantes ha sido la de un referendo por los derechos personalísimos que por cierto en época de la #leylleras es lo que deberíamos hacer.

En fin me tranquilice, me dí cuenta que vivo en una época soñada donde el poder ha sido dado de vuelta a la gente. Donde las plataformas de E GOVERMENT van a permitir la verdadera socialización de nuestras leyes, y a eliminar trámites innecesarios. Me dí cuenta que podíamos construir un mundo mas justo y verdadero, un mundo a imagen y semejanza nuestra y de Dios. Pero sobretodo supe que wikileaks no desaparecerá jamás. Me di cuenta que #imwikileaks y que todos en realidad lo somos. Mientras tengamos una cámara o una herramienta y podamos reportar una injusticia lo haremos. Sé cada ves mas que la gente se da cuenta de su poder. Sabe cada día más que todos somos wikileaks.

Anuncios

Acerca de sergioaovalle

Abogado, especialista en propiedad intelectual y derechos de autor. Investigador en privacidad, derecho comparado y comercial. Amante de la libre cultura, revolucionario y melómano.
Esta entrada fue publicada en COLOMBIA, Derechos de Autor, Privacidad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hello, i love you, but #imwikileaks

  1. Pingback: Hello, i love you, but #imwikileaks | Continental Cyberlaw | Midia Social

  2. doggy style dijo:

    recerdo el blog doggy….te veo re bien……y vas re bien….SOLIDO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s